Hacia un modelo en el desarrollo de carrera del Director de Proyectos

Sobre mi mesa tengo la tarjeta de visita de una compañera encargada de dirigir proyectos IT en una consultora internacional. Debajo de su nombre, aparece descrito su puesto actual, Project Leader.

Las últimas tendencias indican que el rol del Project Manager tiende a ocupar cada vez más, puestos relacionados con el liderazgo. Las capacidades y competencias necesarias para manejar la tradicional triple restricción (alcance, tiempo y costo), ya no son suficientes para desarrollar una carrera como Director de Proyectos.

Mientras que las organizaciones pueden medir su capacidad para gestionar proyectos a través del modelo OPM3, Organizational Project Management Maturity Model establecido por el Project Management Institute; podemos establecer un modelo similar para seguir el grado de madurez en la carrera de un profesional. PMI denomina este modelo PM3 en su libro “9 Habits of Project Leaders”.

PM3 Project Maturity Model

Este nuevo paradigma está diseñado para establecer la progresión del project manager a lo largo de su trayectoria. Esta evolución consiste en 3 niveles que van desde la etapa fundacional, junior o adjunto a un senior project manager; pasa por el business-savvy project manager orientado a negocio; y concluye como project leader. Si bien se estima que este proceso puede llevarnos de 10 a 20 años,  dependerá del contexto empresarial e individual de cada profesional.

PM3 Project Manager Maturity Model

Mediante este modelo se busca ampliar el manejo de otras competencias además de las ya conocidas (alcance, costo y calendario). En función de apuntalar su nivel de competencia dentro del ámbito empresarial, estos profesionales requieren de una visión estratégica responsable de la felicidad del equipo, satisfacción del cliente y del desempeño financiero eficiente.

Podemos impulsar la adquisición de esas habilidades directivas y operativas tan demandas por el mundo de los negocios. En la actualidad, los procesos críticos de adaptación de los proyectos están sujetos a factores como la globalización, tecnología, o la deslocalización de los equipos. Factores que han cambiado la forma en que se plantean y gestionan los proyectos. Los profesionales involucrados deben adaptarse también a estos cambios

Mediante un modelo que tenga como propósito la evolución del project manager, estamos contribuyendo a marcar el camino del desarrollo competencial de los directores de proyectos del futuro.

Desarrollo de un perfil actualizado como Director de Proyectos

Tomando en cuenta que el director de proyectos del siglo 21 requiere evolucionar a la par de los problemas planteados por esta nueva realidad compleja, su perfil profesional debe contar con más elementos de liderazgo e inteligencia emocional. Los conocimientos y habilidades necesarios para los proyectos están cambiando.

Dentro de esta perspectiva evolutiva, debemos entender que el encargado de gestionar proyectos es una pieza fundamental por la importancia que reviste su cargo. Por esta razón, se pretende fomentar un contenido curricular que apunte a la adquisición de destrezas para instruir a mejores estrategas.

El modelo PM3 para profesionales que necesitan elevar su nivel de competencia en una realidad cada vez más exigente, está basado en un desarrollo progresivo. De esta forma, se incentiva la excelencia técnica en aquellos que son juniors y el liderazgo en quienes exhiben mayor experiencia.

Para lograr los objetivos planteados, podemos identificar las características más destacadas de cada nivel de competencia:

– Una formación basada en los fundamentos del Project Management

Dirigida a complementar el currículum después de los primeros años de carrera, tu aspiración debe estar enfocada en alcanzar el nivel de competencia de un Fundational Project Manager. Con una estimación de 5 a 10 años, las habilidades adquiridas garantizan la entrega de proyectos bien definidos, a tiempo y dentro del presupuesto.

– Favorecer una visión orientada a negocio, business-savvy Projec Manager

El siguiente paso consiste en llegar a ser un Business-Savvy Project Manager, el cual está enfocado en garantizar el valor de los proyectos para el negocio. Estos profesionales entienden cómo están alineados los proyectos con los objetivos y la estrategia de la organización.  Más allá de la ejecución, participa a partir de la selección de los proyectos y tiene como principios el análisis de negocios y la competencia estratégica. Es una etapa de aprendizaje que toma de 3 a 5 años.

– El perfeccionamiento del Project Leader

En este nivel de competencias, tu labor consiste en asegurar la gestión apropiada de los stakeholders o interesados del proyecto para que contribuyan al éxito del proyecto. Además, tienes la capacidad de contribuir a mejorar el desempeño financiero y la imagen corporativa. Este grado de madurez requiere de pericia para manejar las soft skills y habilidades que buscan lograr objetivos mayores con los proyectos.

La táctica a seguir por un Project Leader busca el beneficio del proyecto a tres niveles: un logro para el equipo del que es responsable, beneficio para la organización, y la satisfacción del cliente, incluso su impacto en la sociedad.

Enfocado en las ganancias que pueda aportar el proyecto para miembros del equipo, un Project Leader procurará que aquellos reciban entrenamiento, progresen en sus carreras y que su trabajo sea valorado. Hacia la parte de la organización, se busca elevar la rentabilidad del proyecto, cumplir con lo prometido y mejorar la reputación y marca. Y para el cliente, se precisa una entrega de calidad a tiempo, sin dificultades legales ni correcciones del proyecto.

Debemos impulsar la evolución del director de proyectos al siguiente nivel en cuanto a habilidades y capacitación.

Conforme a la Guía del Project Management Body of Knowledge (PMBOK Guide), el éxito de un proyecto se mide en base a las restricciones definidas en cuanto al alcance, tiempo, costo, calidad, recursos, riesgos, aprobados por el director del proyecto y la dirección. En la mayoría de los proyectos actuales, los criterios de éxito del proyecto incluyen además factores como la seguridad de los trabajadores, la sostenibilidad, la responsabilidad social corporativa o el impacto de la marca. Los proyectos tienen cada vez más un impacto en la sociedad.

La dinámica en la forma de gestionar un proyecto ha evolucionado, y con ella debe hacerlo el perfil de un Project Manager, siendo capaz de manejar un proyecto de forma estratégica y adaptándose a los cambios presentes y futuros del sector.

Los académicos e instructores tenemos la misión de llevar la evolución del director de proyectos al siguiente nivel en cuanto a desarrollo de habilidades y capacitación.

 

Photo by rawpixel.com on Unsplash

 

 

Architect & Project Manager Professional, PMP Seeking Excellence by Design. Carlos en Google+

2 comentarios a Hacia un modelo en el desarrollo de carrera del Director de Proyectos

  • […] entrada Hacia un modelo en el desarrollo de carrera del Director de Proyectos aparece primero en SALINERO […]

  • Jose Huerta  dice:

    La verdad es que no sé si el concepto de “IT Project Manager” está dando sus últimos coletazos o no. Con todo esto de la agilidad, los departamentos de desarrollo huyen del concepto proyecto y del concepto project Manager. Claro tienen la visión del Project Manager rancio, del siglo pasado.
    Así, cada vez cuesta más encontrar a gente con la tarjeta “IT Project Leader”…

Dejar un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>